12 de octubre de 2022

La Hispanidad, o quizás el día de la Raza, o puede que el día del Pilar o será el día de la guardia civil, o es el día de la fiesta nacional. No sé, es que ya me pierdo con la nomenclatura, lo que si sé es que a nada que se profundice en la historia real, se puede ver que todo es una farsa, un cumulo de hipocresía, en muchos casos que aun sabiendo lo que realmente significa el 12 de Octubre, quieren seguir engañando al ciudadano, al que le da pereza investigar y prefiere creer la falacias patrióticas que les siguen contando.

Para mí, y creo que para muchos más que como yo nos hemos interesado en investigar la historia real, no nos lo han hecho creer, pero siguen intoxicando con la historia falsa, tratando de embaucar a nuestros nietos.

Celebrar como se sigue haciendo el 12 de Octubre de cada año, denominándolo “día de la Raza”, proclamado así en el XIX por Alfonso XIII, o el “Día de la Hispanidad” que así lo llamó el dictador Franco en 1958, ni siquiera el “día de la fiesta nacional» que instauro nuestro ínclito Isidoro, resulta extemporáneo, incongruente, vergonzoso, además de incompatible con los valores morales promulgados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como inadecuados para la deseada convivencia entre las diversas sociedades del mundo actual.

Alguien puede insinuar, tratando de contrastar mi opinión que el 12 de Octubre, fue declarado así por varios países de América latina, pero eso a principios del siglo XX, ha sido sustituido o anulado en casi todos ellos, de manera que ahora se denominan de distintas formas más adecuadas a la realidad, como “Día del Respeto a la Diversidad Cultural”, o “Día de la Descolonización “o “Día de la Liberación”, o “Dia de la Interculturalidad”, o “Día del Encuentro de Dos Mundos”, o “Día de las Culturas”, o “Día de la Resistencia Indígena, o “Día de los Pueblos Originarios y del Diálogo Intercultural”, o quizás o como en el caso de Cuba, en lugar del 12, se celebra el 10 de Octubre, como día en que comenzó la Guerra de Independencia contra España en 1868.

Que en pleno siglo XXI, celebremos con tanta pompa y boato esta fecha, es tan aberrante como sentirnos orgullosos de nuestros antepasados, por haber llevado a cabo una inconcebible y deshonrosa ocupación político-militar, que solo consiguió en una terrible serie de masacres, el exterminio de millones de seres humanos, una esclavitud sin precedentes, y el exilio forzado de cientos de tribus indígenas oriundos de aquellas tierras, actuaciones estas que en ningún caso deberían de ser dignos de festejar.

Como es posible que seamos tan insensibles, que nos sintamos orgullosos de haber colonizado unas tierras y a sus legítimos propietarios, imponiéndoles unas estructuras económicas, políticas, sociales y culturales, tan inconcebibles para sus costumbres, con unas características tan sumamente machistas, racistas, homófobas, y heteropatriarcales, tan extrañas para ellos y que han dado origen a esas desigualdades, conflictos sociales, violaciones a los derechos humanos, provocando aun a día de hoy, esa evidente vulnerabilidad de las poblaciones originarias.

Como puede ser, que hayamos olvidado y minimizado el impacto tan nefasto de aquellos acontecimientos de hace 524 años, deberíamos de ser un poco más sensibles y conscientes de que en el proceso de colonización, con la llegada de los conquistadores, se provocó el exterminio de 70 millones de pobladores de la región, sintiendo el lógico dolor en lugar de celebrar una masacre.

Alguien me puede decir exculpatoriamente, que no hemos sido los únicos piratas, pero eso evidentemente no nos debe de tranquilizar, es cierto que el ansia imperialista y la arrogancia euro centrista, hundió en la desolación más absoluta toda la expectativa transcendental y milenaria de la vida americana. La llegada de aquellos piratas europeos a aquellas tierras, fue para los aborígenes, así como para la verdadera historia universal, una invasión, una conquista, una masacre.

Se destruyo inmisericordemente el tejido cultural autóctono, imponiéndose una perdida casi absoluta de la riqueza cultural de aquellos pueblos, provocando una evangelización, no deseada, que destruía todas sus creencias ancestrales, así como la destrucción de las economías autóctonas, pasando todo a ser dominio de los invasores, tanto las enormes riquezas naturales, como las gentes que hasta entonces las conservaban y respetaban. Los invasores, destruyeron moral y éticamente a los pueblos originarios, llevándose para la metrópoli todas las riquezas custodiadas por ellos hasta entonces, dejándoles a cambio todo tipo de vicios, enfermedades y pandemias, desconocidas hasta entonces en aquellas latitudes

Son a día de hoy muchos los historiadores que coinciden en que, el 12 de octubre, no hay nada que celebrar, en contra de lo que nos han querido inculcar con la manipulada historia. Coinciden, en que no se realizó con el descubrimiento, ningún acto de civilización, sino todo lo contrario, se destruyó la cultura autóctona. Con esta celebración anual tan arbitraria, negamos el valor de la vida humana, desconocemos a los pueblos aborígenes y también negamos los avances sociológicos, que revelan «la otra historia», la real.

Al margen de todas estas consideraciones , a mi me parece que es bochornoso inmoral e incomprensible, que en pleno siglo XXI con la que esta cayendo, con la sucesión de crisis económicas y sociales en nuestro país, se produzca una ostentación falsa de poder militar, absurda, con militares disfrazados ridículamente, con corazas de acero, cascos con grotescos plumeros, banderitas por doquier, Cabras seguidas por unos hombres, que al tiempo que presumir de masculinidad, van ceñidos como queriendo mostrar sus atributos, un despliegue de carros de combate, aviones y helicópteros cuyo consumo especialmente escandaloso hoy de energía y un largo etc. de aberraciones que en estos tiempos que corren son más para avergonzarse, que para sentir orgullo patriótico.

Pero lo que mas me inquieta, es que tanto los políticos de todos los colores como nuestra siempre “Imparcial Prensa “, de lo único que se ocupan y seguirán haciéndolo en todas sus portadas, durante bastante tiempo, es de que uno de nuestros ocupadísimos monarcas, haya tenido que esperar unos minutos, la llegada del presidente del gobierno, que quizás por una vez, estaba cumpliendo con su obligación de gobernar.

Pero, en fin, este es el País que al parecer queremos.

Paco Ascón
Xares, Octubre 2022
Anuncio publicitario

Autor: Tribuna Socialista

Tribuna libre de expresión. Fomentando el debate y las propuestas entre socialistas.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: