Manifestación en Madrid, 16 de octubre

Defendemos las Pensiones Públicas

Auditoría pública y transparente a las cuentas de la

Seguridad Social

Bajo lemas similares a los del título de esta crónica, desfilaron con cientos de pancartas colectivas y carteles artesanales: por el paseo de Recoletos, la calle de Alcalá, hasta llegar a la Puerta del Sol, no menos de 25.000 personas. Muchas de ellas llegadas desde diferentes puntos del Estado español.

No solo fue una Manifestación de jubilados, fue una Manifestación intergeneracional, en la que había familias enteras reivindicando que se realice una Auditoría, pública y transparente a las cuentas de la Seguridad Social; reivindicación que nace de la desconfianza de millones de trabajadores y trabajadoras, pensionistas, autónomos… que desde hace mucho sospechaban que con el dinero de las pensiones se pagan otros gastos impropios a los fines de las cotizaciones. Esa sospecha pasó a ser una realidad cuando el Tribunal de Cuentas, una institución nada sospechosa de antisistema, revolucionaria o izquierdista, hizo público en 2020 un informe en el que exigía al Estado a resarcir a la Seguridad Social más de 100.000 millones de euros por gastos impropios. Ese dinero obedecería únicamente al periodo 1989-2013, y habría que actualizarlo (al menos con el IPC) además de ampliar el periodo de estudio. Al calor del informe del Tesoro Público, la Federación Pensionistas de CCOO estimó que, de no haberse pagado gastos indebidamente con el dinero de las pensiones, el Fondo de Reserva, coloquialmente conocido como la “hucha de las Pensiones”, tendrán un saldo superior al medio billón de euros.

Después han sido el Banco de España y el propio señor Escrivá, Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, quienes han confirmado lo manifestado en dicho informe, si bien no se han puesto de acuerdo en la cuantía de lo “sangrado” a la Hucha de las Pensiones. Los manifestantes corearon lemas y cánticos contra la continua sucesión de reformas de la Seguridad Social -una más está en marcha-, siempre con el objetivo de ajustar y recortar el gasto en pensiones, a nombre de una supuesta quiebra nunca demostrada.

Entre la multitud de grupos, asociaciones, colectivos y organizaciones que convocaron y se dieron cita, estuvo el Comité por la Alianza de los Trabajadores y los Pueblos (CATP): Comité del que participa Tribuna Socialista.

Como en todas las Manifestaciones, se repartieron comunicados, folletos y se vendieron periódicos haciéndose eco de las reivindicaciones más sentidas por la clase trabajadora: derogación de las reformas laborales, alto a los despidos en la industria, derogación de la “Ley Mordaza”, que el Emérito entregue la fortuna, acumulada delictivamente, a los pueblos del Estado español… Todo ello en un ambiente reivindicativo.

Una de las informaciones que se repartió, fue la campaña de “Sindicalistas en Defensa de las Pensiones y por la Auditoría”, suscrita por cerca de 500 sindicalistas, principalmente de UGT y de CCOO, de todos los territorios del Estado y de distintos sectores de actividad.

El sentir de las decenas de miles de ciudadanos y ciudadanas que se dieron cita en la mañana del sábado 16 de octubre en Madrid era muy claro: “gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden”.

Roberto Tornamira

Comité de Redacción de Tribuna Socialista

Propuesta de Encuentro estatal de trabajadores activos y desempleados, pensionistas, jóvenes de todos los pueblos.

A pesar del boicot mediático, la manifestación estatal el 16 de octubre ha representado un hito en la movilización y resistencia frente los intereses del capital financiero; en concreto de la banca y las aseguradoras, que quieren privatizar el Sistema Público de Pensiones, intereses que el gobierno vehiculiza y para los que busca el apoyo de los sindicatos a través del “Diálogo Social”.

La movilización del 16-O ha sido un éxito, por varias razones:

Las reivindicaciones son claras y comunes. Los trabajadores, activos o en paro, los jóvenes, pensionistas… todos se reconocen en ellas:

  • Defensa del sistema público de Pensiones; Auditoría de las cuentas de la Seguridad Social.
  • Derogación de las reformas laborales y de pensiones.

Porque es un llamamiento a la unidad de todos los trabajadores y los pueblos.

Porque aúna exigencias sociales con la defensa de las libertades.

Porque pone en evidencia la necesidad de que los sindicatos se unan y se comprometan en la defensa de estas reivindicaciones.

El CATP ha participado en esta movilización que se ha convocado a iniciativa de la COESPE, y se reafirma en que debe continuar con los objetivos planteados. Prestamos una atención particular al “Llamamiento de sindicalistas en apoyo a la Auditoría para defender el sistema público de Pensiones”. Es una herramienta de lucha que debe tener desarrollo y continuidad.

Es el momento de ayudar a unir fuerzas y resistencias ante los planes que el capital, la UE, anuncia. Y, en particular, ante los cierres de empresas, despidos y “reconversiones y deslocalizaciones” que se preparan al amparo de la “economía verde” y los fondos de la UE.

Los trabajadores chocan con las instituciones del régimen monárquico, parapeto del capital financiero, al que secundan gobiernos y dirigentes políticos y sindicales.

Es necesario impulsar la movilización independiente ante los llamados al consenso con la derecha franquista y la patronal, organicémonos por las reivindicaciones y los derechos de los pueblos.

La Coordinación del CATP propone organizar un ENCUENTRO de trabajadores, jóvenes, pensionistas…

Proponemos el 15 de enero de 2022.

Llamamos a organizar colectivos, comités del CATP; territoriales, de empresa y/o centro de trabajo, que se reúnan, que participen en las movilizaciones, que nos hagan llegar sus propuestas y contribuciones.

Llamamos a buscar la relación organizada con los diferentes movimientos de resistencia que se desarrollan en Europa y en particular a participar en la Conferencia Obrera Europea que se organiza en febrero, en París, a iniciativa de trabajadores franceses y griegos.

Por una auditoría pública a las cuentas de la seguridad social

En defensa del régimen de reparto de la Seguridad Social se exige una auditoría pública a las cuentas de la seguridad social

El 16 de octubre la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, COESPE, junto con las más importantes plataformas de pensionistas del país, convocan a una concentración ante las Cortes, por la defensa del sistema público de pensiones exigiendo una auditoría pública a las cuentas de la Seguridad Social, para determinar la magnitud de los saqueos sufridos por las cotizaciones sociales perpetrados por los diferentes gobiernos y su restitución a la caja única de la Seguridad Social.
Las organizaciones de pensionistas hacen un llamamiento a toda la clase obrera, a las trabajadoras y los trabajadores, activos y pensionistas, a los jóvenes, a los trabajadores en paro, a los estudiantes, para defender el futuro viable del sistema de reparto que fundamenta nuestra Seguridad Social, pues su futuro está cuestionado y en peligro por las propuestas de reformas y recortes del ministro Escrivá acordadas en el Pacto de Toledo.
Por eso, aunque los pensionistas se levantaron como rechazo a las reformas de pensiones de Rajoy, ante la continuidad de la política de recortes, manifiestan la independencia de su movimiento diciendo que ¡gobierne quien gobierne las pensiones se defienden! Y en ese marco de discusión democrática independiente han elaborado sus plataformas de reivindicaciones y exigencias: defensa del poder adquisitivo, derogar las reformas de pensiones, igualar la pensión mínima al Salario Mínimo Interprofesional, eliminar la penalización a las pensiones anticipadas a trabajadores con 40 años cotizados, subida de las pensiones de incapacidad permanente, la eliminación de la brecha de género, y rechazo a los planes privatizadores de Escrivá mediante planes de pensiones de empresa.
Las reivindicaciones no se atienden. A ellas se oponen tanto las autoridades, como los voceros de la banca y los partidarios de la privatización con fondos de pensiones. Contra las reivindicaciones se les ha dicho por activa y por pasiva que no hay recursos, que es imprescindible hacer recortes. Sin embargo los pensionistas, particularmente de la COESPE, han demostrado que toda esa argumentación era falsa. Han constatado que durante décadas, principalmente los anteriores gobiernos, han desviado las cotizaciones sociales para financiar otros gastos. Según CCOO el desvío de recursos en 2016 ascendía a 519.104 millones de euros y con posterioridad, “Economistas frente a la Crisis” los ha calculado en 843.000 millones de euros, el 72,3% del PIB. Una cuantía que, de no haberse gastado en sostener gastos no contributivos, constituiría un importante Fondo de Reserva suficiente para hacer frente a las necesidades actuales.
Por eso los pensionistas exigen una auditoria de las cuentas de la Seguridad Social, para saber la verdad y conocer la magnitud del saqueo, pues si este no se hubiera producido habría suficiente dinero para atender todas las reivindicaciones y nuevas necesidades de las familias obreras. Es necesario conocer la verdad sobre lo saqueado y sentar las bases de su devolución y reposición a la caja única de la Seguridad Social.
Además, el inexcusable incumplimiento del artículo 109.2 de la Ley General de la Seguridad Social por parte de los gobiernos, dando préstamos en vez de aportaciones, ha generado falsos déficits y una falsa deuda de la Seguridad Social al Estado de más de 85.000 millones de euros. La anulación de esta falsa deuda y el cese de las manipulaciones contables constituyen una exigencia democrática irrenunciable.
La defensa de la Seguridad. Social compete a todos los trabajadores. Partiendo de la COESPE se han reunido muchos apoyos, con cientos de miles de firmas, cientos de mociones de Ayuntamientos, de secciones sindicales, la Federación de Jubilados y Pensionistas y el 43 Congreso Confederal de UGT, varios congresos de CCOO, parlamentarios de 8 grupos políticos diferentes, asociaciones diversas y otras coordinadoras de pensionistas. La suscriben sindicalistas europeos: la apoyan desde Alemania la comisión internacional del sindicato IG Metall de Berlín, responsables del sindicato de servicios VERDI de Berlín, de Austria, (los sindicalistas del movimiento «Rebelión de los mayores», el movimiento «Socialdemócratas y sindicalistas contra el estado de urgencia»), de Francia (la Unión de pensionistas del sindicato Fuerza Obrera de Paris).
Pero, además, el futuro del régimen de reparto de nuestra Seguridad Social no es solo un asunto de los pensionistas, pues al financiarse con las cotizaciones sociales, que son una parte del salario, su defensa está vinculada a la lucha por la subida del SMI, a la derogación de las reformas laborales que desvalorizan el empleo, a la defensa del poder adquisitivo frente a la inflación y a la necesidad urgente de una subida general de sueldos y salarios dados los aumentos de la inflación.
Por eso desde el CATP, insistimos que la defensa del futuro de la Seguridad Social corresponde a toda la clase obrera, a los sindicalistas, a las centrales sindicales, a los trabajadores activos.
Debe tenerse presente que los acuerdos del Diálogo Social plantean la creación de un “nuevo mecanismo de equidad intergeneracional” para reducir las pensiones de nuevos pensionistas; su nombre es engañoso pues la equidad entre las generaciones se conseguirá exigiendo el mantenimiento de la tasa de sustitución de la pensión inicial respecto al último salario, cercana en la actualidad a una media del 80%. El Dialogo Social deja para más adelante la implantación generalizada de los planes de empresa pensiones privadas, exigencia del capital financiero, los bancos por meter la mano en los salarios diferidos de los trabajadores y trabajadoras.
Tampoco se deben olvidar las declaraciones del ministro Escrivá de hacer cargar sobre los trabajadores las consecuencias del saqueo que los distintos gobiernos han ocasionado a la Seguridad Social utilizando para otros gastos (reducciones en las cotizaciones empresariales, por ejemplo) los excedentes o superávits del sistema de reparto que ahora deberían aplicarse. Al futuro de las pensiones de la generación baby boom (que afecta a 11 millones de trabajadores actualmente activos) Escrivá les anunció que llegada la edad de jubilación deberán tener pensiones más reducidas o tendrán que trabajar más años.
La COESPE y buena parte del movimiento de pensionistas y algunos parlamentarios han rechazado los acuerdos del Dialogo Social, pues entre todas las propuestas del Pacto de Toledo, las ya acordadas y las anunciadas, supondrán un gran paso en la destrucción de los derechos futuros a la pensión respecto a los términos en que hoy los conocemos.
El Comité por la Alianza de Trabajadores y Pueblos (CATP) llama a todos las organizaciones y colectivos asociados, a los amigos y simpatizantes, muy especialmente a los trabajadores activos y la juventud a participar en las movilizaciones del 16 frente a las Cortes convocadas por la Coespe y las principales coordinadoras de pensionistas por defensa de las reivindicaciones y el sistema público de pensiones exigiendo una auditoría pública a las cuentas de la Seguridad.

¡Gobierne quien gobierne las pensiones se defienden!

Resolución de la reunión de coordinadora de CATP

Llamamos a mantener y reforzar la resistencia y organizar la movilización en unidad

Reunidos el sábado 18 de septiembre de 2021 en Madrid, en la sede sindical de la calle Maldonado, organizaciones, colectivos, comités de Trabajadores y jóvenes de diferentes pueblos del Estado español.

CONSTATAMOS:
Que el momento político y social que atravesamos está repleto de agresiones para nuestros derechos, duramente conquistados, que vienen siendo amenazados y lesionados desde hace mucho tiempo. Son nuestros medios de subsistencia como trabajadores y pueblos los que están siendo atacados en favor de los intereses de una minoría privilegiada.
La oligarquía financiera exige que, en medio de la crisis del capital, los servicios públicos, los derechos laborales, los salarios y las pensiones sean devaluados para salvarse de su ocaso como sistema. Pretenden arrebatarnos nuestros derechos sociales y democráticos con el fin de imponer sus mecanismos de apropiación de lo público y continuar con el trasvase de rentas del trabajo a rentas del capital; buen ejemplo de ello es la devaluación de salarios y pensiones que se está llevando a cabo con el alza de los precios en general y la luz en particular.
Las instituciones del régimen que Franco nos dejó en herencia, con la monarquía y la justicia en cabeza, no solo defienden los intereses de esa minoría sino sus propios privilegios.
El Gobierno que fue elegido por la mayoría obrera y popular del país es incapaz de actuar en función de los intereses de la mayoría y es percibido cada vez más como un juguete en manos de las finanzas y de las instituciones de las multinacionales. Han pasado 39 meses desde la Moción de Censura que sacó al Gobierno mafioso del PP, el del caso “Kitchen”, de la Moncloa; pero las reformas laborales, contra las que los trabajadores hicieron tres huelgas generales, continúan intactas. El SMI sube el 1,5% (15€/mes) frente a las brutales subidas de la energía.

PERO LA RESISTENCIA EXISTE
La desconfianza ante las medidas del Gobierno crece, como también aumenta la indignación ante el poder de multinacionales y capitalistas en todas sus formas; los especuladores que dictan los precios de la luz, dónde hay vacunas o no y a cuánto… Mientras, tenemos que convivir con medidas represivas, como las contenidas en “Ley Mordaza” que impuso el PP para imponer sus reformas y políticas económicas contra los trabajadores y los pueblos. La actitud timorata del Gobierno, los partidos y las cúpulas sindicales a la hora de proteger los intereses de la mayoría, levanta cada día más la oposición tenaz entre los trabajadores, los pensionistas, los jóvenes, los inmigrantes en todos los pueblos del Estado español, lo que los lleva a querer decidir sobre su futuro.

LA RESIGNACIÓN ABRE PASO A LA MOVILIZACIÓN
Desde el CATP brindamos todo nuestro apoyo y participación a:
• Los pensionistas que marcharán a las Cortes el 16 de octubre, para exigir una Auditoría a la Seguridad Social que establezca y aclare cuánto dinero le debe el Estado a la caja de las Pensiones.
• Los jóvenes estudiantes que ven como se deteriora la Educación, por los recortes de profesorado, el hacinamiento en las aulas o porque no tienen plaza en la FP. En paralelo a esta situación, la Iglesia disfruta de un jugoso negocio, a través de la educación concertada, aprovechando que en este país no están separados: Estado e Iglesia. El CATP se compromete en la lucha por la Educación pública, laica, gratuita y de calidad.
• Los médicos y enfermeras que exigen un presupuesto consecuente para combatir la pandemia y atender a todas las necesidades médicas de la ciudadanía en un entorno seguro para los profesionales sanitarios. Un sector, el de la Sanidad Pública, en el que en estos meses SE HAN MULTIPLICADO LAS MOVILIZACIONES de todo tipo.
• Los trabajadores de la industria amenazados de despido, definitivos y temporales han tomado nota tras la experiencia de NISSAN; como los trabajadores de SEAT a quienes les van a aplicar un nuevo ERTE de casi un año de duración. O los de Alcoa que como otras empresas industriales del acero y aluminio se ven amenazadas de cierre en nombre de la transición ecológica. Quienes son despedidos no creen en promesas de supuesta recolocación.
• Los trabajadores de la Banca que una vez más se han enfrentado a la reducción de empleos y cierre de oficinas; ya son más de 115.000 los empleos destruidos y más de un 40% de la red de oficinas cerradas, desde 2010.
• Los pueblos, como el catalán que sigue exigiendo Amnistía y derecho a decidir.
• Los miles de interinos, que ven cómo pueden perder su empleo tras años trabajando con contratos fraudulentos para las administraciones.
• Los desempleados que llevan años en el paro de larga duración, sin oportunidades reales de acceder a un puesto de trabajo. Colectivo que padece un plus de sufrimiento por el incremento de los precios.
• Y a todos los despedidos como las compañeras de Lyma en Getafe, el compañero Juampa, presente en esta reunión y despedido estando de baja médica, y Ángeles Guindel trabajadora despedida y que por dos veces ha ganado el juicio y espera su readmisión en el Ayuntamiento de Getafe.

NO ESTAMOS SOLOS
El movimiento de resistencia que se agudiza en nuestro país está en consonancia con las movilizaciones en Francia, Italia, Grecia, y todos los países europeos, no por casualidad, enfrentados a los mismos ataques.

HACE FALTA LA UNIDAD
El mayor obstáculo para frenar los planes del capital está en la falta de unidad en torno a las reivindicaciones. Al contrario, vemos que en muchos casos nuestras organizaciones a nivel confederal aceptan la política del gobierno y sus argumentos en nombre del peligro de la extrema derecha. Se niegan a organizar una movilización de conjunto, como exigen la mayoría de militantes que, en las empresas, los servicios públicos y los barrios exigen la movilización unida GOBIERNE QUIEN GOBIERNE.

EL CATP NO TIENE INTERESES DISTINTOS A LAS ORGANIZACIONES OBRERAS Y DEMOCRÁTICAS
Sus partidarios, organizados en colectivos o comités, forman parte de estas organizaciones y militan en ellas para que la unidad se realice en favor de las reivindicaciones, en defensa de los derechos, para abrir la vía a la Democracia o sea a la República, para acabar con la corrupción de la Corte ejemplificada por el Emérito, para acabar con poderes como el Judicial; independientes, sí, de la soberanía popular.

EL CATP participa y apoya las movilizaciones que existen y promueve en unidad todas aquellas que sean necesarias. Para que ello sea una realidad invita a formar parte del CATP y de su Coordinadora Estatal a los colectivos en lucha por sus derechos y reivindicaciones; luchas y reivindicaciones que son comunes a todos los trabajadores y a todos los pueblos.