Madrid y nuestros servicios públicos

Dentro de muy pocas fechas vamos a dirimir quién gobernará Comunidad y Ayuntamiento: en cuyo proceso, los madrileños y madrileños necesitan gobierno de la izquierda. El nuevo gobierno se encontrará con unos servicios públicos en una situación de grave deterioro, con una gestión desastrosa, centrada en deshacer el sector público y garantizar desvíos de dinero público a los intereses privados; detraidos de sanidad, educación, transportes, dependencia…

El autobombo y la publicidad de la derecha,  esconde lo que ahora tenemos en las noticias: una gestión  caótica, nefasta, y presuntamente corrupta, con el ejemplo más reciente: El Canal de Isabel II, con imputados por graves acusaciones de espolio y prácticas mafiosas, de manos de los dirigentes del PP.

La realidad, lo que los ciudadanos sufrimos a diario es evidente, palmario, es un rosario de desastres de gestión y de graves carencias en los servicios públicos, tan grave que lo que parece increíble es tener que recordarlo cada día, y que sea materia de elecciones y programas políticos, y no  aún más, de  imputaciones penales.

Es notoria y pública, la lamentable situación de la sanidad pública en Madrid, con desvío de fondos constantes a la sanidad privada, hospitales de gestión pública-privada, carencias graves de medios y personal, falta de modernización de instalaciones, etc…

Nuestra educación está en una situación muy parecida, donde los conciertos educativos detraen una cantidad enorme de fondos públicos para dar una calidad que en nada mejora la de los centros públicos, que sigue siendo mucho mejor, con menos personal, más niños por clase y con una problemática grave  de carácter laboral como los interinos, amén de una reforma educativa nefasta y que ha significado un retroceso educativo de muchos años, garantizando la doctrina religiosa ajena a las necesidades educativas.
Y en cuanto a los transportes públicos, su situación es grave, sobretodo los controlados por la Comunidad, y la joya de la corona, el Metro de Madrid, se está convirtiendo en un problema para los ciudadanos, más que en una solución. Su situación es lamentable, y su gestión caótica.

Actualmente la comunidad está ausente de su gestión, tanto en lo interno como en su coordinación con los demás modos, y el consorcio no funciona. No ejerce sus funciones, no coordina, y no ordena ni su frecuencia, ni su horario, ni su calidad.

Es absolutamente imprescindible una auditoría pública.

Si cambiamos y mejoramos su gestión, recuperaremos su carácter de servicio público, su eficacia, versatilidad y la garantía de calidad, seriedad y rigor , (tanto en atención al viajero como en mantenimiento y material móvil ).

Necesitamos internalizar  los servicios subcontratados que son claramente malos e ineficientes, establecer una política de personal adecuada con la contratación  necesaria para el servicio que se presta: todos viajamos en unos vagones atestados de personas, con frecuencias en horas puntas vergonzosas, y la empresa pública no hace más que reconocer que no tiene ni trenes ni conductores… Increíble falta de seriedad , planificación  y rigor en un servicio fundamental para una ciudad moderna.

Cuando observamos este medio de transporte, deberíamos tener en cuenta que un medio tan cercano tan inmediato debe responder con adaptaciones rápidas a las necesidades de los ciudadanos.  Y para nosotros no se trata de un problema menor, es un aspecto fundamental.

Uno de los problemas más comunes y conocidos en ciudades de envergadura, es la saturación de tráfico en superficie, y los problemas asociados: contaminación, congestión viaria, mala movilidad, accidentalidad, siniestralidad vial, etc…

Las soluciones  pasan por un transporte público de calidad, y con horarios adecuados a las necesidades de los ciudadanos, tanto para el trabajo como para el ocio.
Igualmente es fundamental que este transporte público sea comodal, en servicios e infraestructuras para evitar la escasez de medios o un uso redundante e ineficiente.

Estas ideas deben orientar las necesidades de Madrid, que no es una isla, pero que rige claramente el desarrollo geográfico y espacial de toda la comunidad.

En consecuencia  es necesario que el ayuntamiento tome protagonismo y elabore una iniciativa que en colaboración con la Comunidad, y los demás ayuntamientos mejore la situación actual de Madrid.

Y sin embargo, lo que tenemos es una comunidad autónoma con deficiencias evidentes , incluso resulta sorprendente que está administración no explique qué está ocurriendo…

Desde Tribuna Socialista pedimos una auditoría urgente, sobre los servicios públicos, tanto por el servicio que se presta, cómo por su situación económica.

 

 

Comité de Redacción TS Madrid

Anuncios

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en Socialismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s