Los trabajadores y trabajadoras de Cajas de Ahorro defienden sus condiciones de vida y trabajo

cajas.jpg

Como muy bien decía el compañero Sebastián Moreno, en el artículo publicado en la Tribuna Socialista número 60 del mes de noviembre pasado, sobre la situación del Convenio Colectivo Sectorial de Cajas de Ahorro: “nunca tienen suficiente”.

La Patronal del sector lleva más de un año dejando pasar el tiempo para beneficiarse de uno de los regalos más perniciosos contra los trabajadores que contenía la reforma laboral de 2012; el vencimiento de la ultraactividad del Convenio, en este caso previsto para junio del presente año.

En general, las cajas de ahorro han sido regaladas al sector bancario privado; bien de forma directa, como el caso de la CAM vendida por 1 € a Banco Sabadell, bien de forma indirecta pues el negocio que tenían muchas cajas ha migrado a otras entidades, principalmente a bancos. Este proceso no ha terminado, pues está anunciado un nuevo proceso de concentración del sector financiero (bancos y cajas). Hasta aquí, el proceso de concentración financiera ha costado a las arcas del Estado unos 60.000 millones de euros en efectivo, a lo que hay que sumar 90.000 millones de euros más en riesgo asumido por el Estado en forma de avales y otros mecanismos para el saneamiento de las entidades.

Esta sangría de dinero la han sufrido los trabajadores del sector financiero, como contribuyentes que son. Pero además la han sufrido con la pérdida de más de 52.000 puestos de trabajo a través de los expedientes de regulación de empleo, procesos de jubilaciones, etc., consecuencia directa de las fusiones de las entidades y de las miles de oficinas que se han cerrado en todo el territorio estatal.

Como quiera que la avaricia no tiene fin, “hasta que se rompe el saco”, los miembros de los consejos de administración han mandatado a los negociadores de la patronal, para que continúen cargando el coste de sus desmanes sobre las nóminas de los trabajadores y trabajadoras. Para ello, pretenden:

  • Minimizar los costes laborales, traspasando conceptos del salario a variable. Quieren que el riesgo empresarial lo asuman los trabajadores, pues dicen que el salario tiene que estar en función de los beneficios.
  • Eliminar la antigüedad, dejando de valorar la experiencia y el “saber hacer” acumulado, como si el patrimonio empresarial no se acumulase con el paso del tiempo.
  • Desregular el horario y la jornada. Quieren dar servicio 24 horas al día, los 365 días del año, pero con la misma plantilla; sabiendo que por la vía de las horas no pagadas (prolongación de jornada) se ahorran 14.000 empleos en toda España.

Todo porque dicen que los márgenes han caído. Cómo no habrían de caer, si han abandonado la banca tradicional, la de dar préstamo y crédito a las empresas y las familias, la de las inversiones productivas, para refugiarse en la compra de deuda pública y otras inversiones especulativas.

Por todo ello, los trabajadores y trabajadoras del sector van a continuar defendiendo sus condiciones de vida y trabajo, para lo que están llamados/as a Concentraciones el miércoles día 24, a las 17.30, en: A Coruña, Barcelona, Granada, Las Palmas, Madrid, Málaga, Murcia, Sevilla, Tenerife, Valencia y Zaragoza, ante las sedes principales de: Abanca, Bankia, BMN, Caixabank, Cajastur, Ibercaja y Unicaja.

Roberto Tornamira Sánchez

Secretario General de FeS-UGT-Madrid

Los socialistas por un gobierno de izquierdas

Llevamos un tiempo en el que no ha habido acontecimiento político en el que el ex presidente del gobierno Felipe González (FG a partir de aquí) no haya tenido un protagonismo relevante, pero no es precisamente porque la militancia de nuestro partido le reclame. Nos lo traen a portadas de periódicos y otros medios de comunicación, los poderosos, aquéllos que hace unos años lo veían como el enemigo número uno.

Felipe ya no es Felipe, dicen los veteranos socialistas que entregaron los mejores años de sus vidas para hacer grande al partido obrero con más años de historia de nuestro país; el partido que ha resistido dictaduras y guerras porque sus militantes lo han defendido de todo tipo de agresiones.

Sorprendió en la última campaña electoral a las europeas reclamando la Gran Coalición. En la víspera de las autonómicas de Catalunya volvió a sorprender diciendo que los votos no podían estar por encima de la ley, para negar el derecho a decidir al pueblo catalán. No son pocas las veces que ha mostrado su disposición a colaborar con Rajoy y por supuesto lo ha hecho con la Casa Real en los momentos en que más visible era su implicación en la corrupción que corroe nuestra sociedad.

En su última aparición, el 24 de enero, en el periódico El País, del grupo Prisa, en una larga entrevista, vuelve a marcar línea y se opone desde todos los ángulos a que se constituya un gobierno de izquierdas. En una de las perlas de la entrevista, viene a decir que «ni el PP ni el PSOE deberían impedir que el otro gobernase».

Es decir, que para él cualquier gobierno, sea del PP o del PSOE, estaría obligado a darse apoyo recíproco, obviando lo que ha hecho el PP durante estos 4 años, indultándolo, y negando a la mayoría del país la posibilidad de dar un cambio de rumbo total a las políticas ejecutadas hasta el momento.

FG y el coro de voces territoriales que con distintas palabras dicen lo mismo que él, sólo apunta dos opciones de gobierno: o con PP o con Ciudadanos. Es decir, siempre con la derecha, para seguir aplicando los recortes que el FMI, y el resto de organismos internacionales exigen y que en estos momentos cifran en más de 10.000 millones de euros que evidentemente se concretan en más recortes, más pérdida de derechos y más sufrimiento.

Según publicaba el ABC, el domingo 31 de enero, el 90% de los militantes del PSOE está en contra de las opiniones de Felipe cuando defiende una alianza con el PP, estadísticas que aunque tomamos con mucha prudencia viniendo de donde vienen, permiten deducir que, hoy, millones de trabajadores ven en el otrora “Isidoro” de la clandestinidad antifranquista, a un desconocido que representa los intereses más oscuros del capital.

Aun así, la influencia en ciertos sectores del partido sigue siendo notable, y para conseguir su objetivo, está presionando hasta las últimas consecuencias al partido que se lo dio todo, llevándolo al borde de la peor crisis que haya conocido en su historia reciente.

En el Comité Federal del pasado 30 de enero se puso de manifiesto la tremenda división que hay dentro de nuestro partido, división que expresa cómo una parte del partido, que se alinea con la vieja guardia, quiere dar continuidad a las políticas aplicadas por el PP, adornándolas o maquillándolas de diferentes formas. Por otra parte, viendo que la aplicación de las políticas de austeridad y recortes supondrían que nuestros militantes nos abandonen y nuestros votantes opten por otras alternativas, buscan una tabla de salvación en la constitución de un gobierno con la parte “dulce” de la derecha, Ciudadanos, quien pone como condición para acordar con el PSOE la complicidad de PP, condicionando así las políticas del futuro gobierno progresista a poco que éste quisiera hacer realidad nuestros compromisos electorales.

Un hipotético acuerdo con Ciudadanos sustentado por PP en la retaguardia, sería la forma que tomaría la «Gran Coalición» defendida por la vieja guardia. Sería la fórmula más beneficiosa para el PP, que impondría lo esencial de su política y no aparecería en la primera línea del desgaste político que supondrá en el futuro aplicar las políticas que están determinadas en los Presupuestos Generales que han dejado aprobados para 2016.
Todos los poderes financieros, mediáticos e institucionales, incluso internacionales, arriman el hombro para que haya un «gobierno estable». El problema es ¿qué gobierno va a tener la fuerza suficiente para aplicar las políticas que exigen estas instituciones internacionales? El escenario actual parece conducirnos hacia un callejón sin salida, en el que sólo es posible el caos y el sufrimiento para los más desfavorecidos. Sin embargo, es posible salir de esta situación y abrir una perspectiva de futuro para la mayoría social.
No podemos negar que desde Podemos se añade una tensión interesada a la negociación de este posible pacto, pero tampoco puede nadie negar que la responsabilidad de alcanzar dicho pacto para frenar y revertir la actual situación en la que millones de familias trabajadoras se encuentran en la actualidad requiere situar los intereses de la clase trabajadora por encima de los intereses electoralistas y partidistas. Frente a la fraudulenta estabilidad demandada por los mercados reclamamos la auténtica responsabilidad de atender las necesidades de la población.

La salida política pasa por un GOBIERNO DE IZQUIERDAS que ponga fin a las políticas del PP y abra el camino hacia un tiempo nuevo.

La semana del 18 de enero Tribuna Socialista inició una recogida de firmas, dando apoyo a una carta, abierta y colectiva, dirigida a Pedro Sánchez, en la cual mostramos todo nuestro apoyo para que trabaje para la formación de este gobierno de izquierdas. La carta fue entregada a la mesa del Comité Federal durante su celebración el mismo día 30, con 911 firmas recogidas en pocos días y que tiene representación de todas las ciudades importantes del estado español. Hoy supera los 1.000 firmantes.

La carta finaliza reclamando lo siguiente:

Sin título1.jpg

 

Sin título2

Sin título3

Accede al nº 63 de TS pinchando aquí http://es.calameo.com/read/004538602b4964c8a06bc

 

 

 

Firma por un gobierno de izquierdas.

Firma la carta aquí

Apoyamos a Pedro Sánchez, para que trabaje por configurar un Gobierno de izquierdas, con una linea de trabajo claramente progresista y de izquierdas con un eje programático que permita:

-Echar atrás las leyes que han recortado los derechos y libertades que tanto costaron alcanzar, como por ejemplo la reforma laboral.
-Derogar el Artº 135.3 de la Constitución, para que el Estado y el Gobierno recuperen las riendas de la economía, de modo que el Estado de Bienestar no se subordine al pago de la deuda y sus intereses.
-Poner en marcha un plan de emergencia social, para paliar la pobreza energética, infantil y en cualquiera de sus expresiones.
-Iniciar el camino para dar una salida a la obsolescencia del Estado de las Autonomías, hacia un modelo de Estado Federal, Laico y Republicano.

Firma la carta aquí

Durante la semana pasada, las redes sociales se inundaron de militantes y simpatizantes socialistas que daban apoyo a la Carta a Pedro Sánchez (que reproducimos más abajo). Esta carta fue entregada el sábado a Pedro Sánchez, a través de la Mesa del Comité Federal del PSOE, suscrita por 911 militantes afiliados al Partido, sindicalistas y simpatizantes.

Tras las numerosas peticiones recibidas, y dado que el debate sobre la formación de un gobierno de izquierdas sigue en el aire, Tribuna Socialista va a seguir con la campaña de recogida de firmas, de las que se hará una segunda entrega. Por tanto, seguimos sumando adhesiones.

Por ello, si aún no te has sumado y estás de acuerdo con su contenido, el Comité de Redacción de Tribuna Socialista te invita a que de adhieras a la carta. Si ya la has suscrito, te pedimos por favor que la difundas y la hagas extensiva a otros compañeros y compañeras.

 

Somos conscientes de que la cuestión territorial no será fácil ni rápida, pero los pueblos que componen el Estado español reniegan de la confrontación a la que nos han avocado Rajoy y Mas / Mas y Rajoy.

Súmate, pásala, difúndela.

Un saludo.

CARTA ABIERTA A PEDRO SÁNCHEZ

“Estimado compañero Pedro:
El pasado verano, a iniciativa de Tribuna Socialista te dirigimos una carta firmada por más de un centenar de militantes y simpatizantes socialistas en la que básicamente te pedíamos que no apoyaras las políticas de dislocación contra la mayoría social que nos viene imponiendo Rajoy y su Gobierno, y que no apoyaras al PP en su política de enfrentamiento de los pueblos, negando el derecho a decidir. Cuatro meses y unas elecciones generales después, la ciudadanía nos ha situado en la disyuntiva de tomar decisiones ante estas dos mismas cuestiones.
Nos volvemos a dirigir a ti, como Secretario General de nuestro partido y como candidato a la presidencia del gobierno para brindarte todo nuestro apoyo con el objetivo de formar gobierno y enviar al PP a la oposición, excluyendo cualquier pacto con el PP ni por activa ni por pasiva, y para que líderes una alternativa de izquierdas que ponga fin a las políticas aplicadas por el PP  que permita corregir el rumbo de las políticas de recortes que de forma muy significativa afecta a la mayoría social, a la clase obrera;  y que posibilite establecer los puentes de relación fraternal entre los pueblos que con una interpretación restrictiva y absurda es imposible con el actual marco constitucional.
Cualquier tentativa de gran coalición con la derecha significaría dar continuidad a las políticas de recortes y negación de derechos perpetradas por el gobierno del PP truncando la aspiración expresada en las urnas de forma mayoritaria. Por ello, saludamos y apoyamos tu firmeza al decir que ningún pacto con la derecha, y apoyamos tu propuesta de liderar una mayoría de izquierdas.
En línea con las iniciativas que el Grupo Socialista en el Congreso ha registrado en la Mesa del Congreso, entendemos que un pacto de izquierdas es indispensable para las políticas de reconstrucción social que nuestro país necesita y que a nuestro entender deberían empezar por:
  • Derogar la reforma laboral, así como derogar todas las reformas que hayan supuesto un ataque a nuestros derechos sociales, civiles y políticos que han supuesto un retroceso en las libertades políticas y la prosperidad alcanzada en treinta y cinco años de democracia.
  • Reformar el art 135 CE y la defensa de los servicios públicos y de calidad, la elaboración de un plan de urgencia social que garantice todos los servicios públicos y suministros de energía para la población más desposeída.
  • Plan de urgencia en defensa del empleo digno de calidad y de la industria.
Esta reconstrucción social no puede realizarse al margen del reconocimiento del derecho a decidir como un acto de democracia plena y de libertad.
Los derechos sociales son indisociables de los derechos de los pueblos a decidir su futuro, más de 7 millones de personas han votado a candidaturas que defienden el derecho a decidir.
Consideramos que no hemos de esperar al fracaso de Rajoy en su tentativa de formar gobierno. La ciudadanía con sus votos nos ha situado como  su  referencia  para   liderar   el cambio, y ha depositado en nuestro partido y en ti, como Secretario General para que lideres un gobierno de izquierdas comprometido en la recuperación de nuestros Derechos y Libertades, garantizando el ejercicio del derecho a decidir.
Estamos a tu disposición para conseguirlo.
Un abrazo fraternal.
Madrid a 30 de enero de 2016

 

Firma la carta AQUÍ

“La mayoría social necesita un Gobierno de Izquierdas”

Los acontecimientos políticos que se vienen sucediendo tras las elecciones generales del pasado 20D, están demostrando que estas elecciones lejos de resolver alguno de los problemas que la mayoría de la sociedad tiene planteados los ha agravado, profundizando la crisis del actual sistema constitucional y de la mayoría de los partidos que se han obtenido representación parlamentaria.

El desplome del PP, con la pérdida de 66 diputados, ha hecho que  Rajoy se refugie en la Moncloa ante su incapacidad para formar gobierno en solitario, pues los ataques y abusos contra todo y contra todos en esta legislatura, hacen que nadie quiera pactar con el PP, salvo Ciudadanos, su marca blanca. Esto dificulta la ejecución de las políticas que los organismos  internacionales les exigen.
Las maniobras políticas de Mariano Rajoy para no optar a la presidencia del Gobierno tras la primera ronda de consultas con el Rey, pretenden que todas las presiones se concentren sobre el Secretario General de nuestro partido para que facilite la “gobernabilidad” del país y preste su colaboración para la formación de la gran coalición, gran coalición  que   tendría como     principal objetivo dar continuidad a las políticas de recortes y regresión social que se concentran por una parte, en los presupuestos del 2016 y sus planes de austeridad cuantificados en más de 10 mil millones de euros,  y por otra parte en la negación del derecho a decidir del pueblo de catalán.
Si la política de recortes significa  incrementar el sufrimiento a millones de familias y hacerlo extensivo a muchos más, la negación del derecho a decidir significa alentar el enfrentamiento entre los pueblos del estado español, de tal forma que ambas políticas se complementan entre sí.
Del mismo modo que Artur Mas ha utilizado los deseos de independencia de una buena parte de los catalanes y catalanas, para tapar su podredumbre y sus ataques a los derechos del pueblo catalán, Rajoy busca la confrontación para tapar la podredumbre del PP y poder continuar con los recortes y ataques a todos los pueblos del Estado español.
Nadie había puesto en duda hasta ahora que España es un Estado plurinacional, con realidades diferenciadas. Si así ha sido durante los últimos 38 años, ¿por qué unos y otros nos quieren confrontar, dividir?; solo hay explicación en su necesidad de dar continuidad a sus políticas en beneficio de una pequeña minoría social.
El pasado 20 de diciembre millones de ciudadanos dieron su voto para impedir que las políticas aplicadas por el PP continúen. La mayoría  han optado por candidaturas que en su programa han criticado y se han mostrado contrarios a dar continuidad a las políticas de austeridad y destrucción de derechos y más de 7 millones de personas han dado su voto a candidaturas que defendían el derecho a decidir para Cataluña y todos los pueblos del Estado español.
A pesar del serio revés electoral sufrido en plazas fundamentales para lograr ser el partido más votado, los resultados generales nos sitúan con la responsabilidad de liderar un gobierno de izquierdas que impida la continuidad del PP y sus políticas.
Si nuestro partido colabora, bajo cualquier forma, para que las exigencias del gran capital se continúen aplicando, con un nuevo “cueste lo que cueste”, les cerraremos las puertas a la juventud, los trabajadores los jubilados y las diferentes capas sociales que han  continuado confiando en el PSOE en estas elecciones, nos volverán la espalda y lo situaran como una fuerza residual alejado de la mayoría social de la que siempre formó parte.
Nos estamos jugando ni más ni menos que nuestra propia existencia como Partido y, lo que es peor, estaremos privando a la mayoría social de un instrumento necesario para defender las conquistas que constituyen, todavía hoy, el estado de bienestar: Sanidad, Pensiones, Educación y Dependencia.
Quienes desde dentro de nuestro Partido defienden acuerdos con el PP o Ciudadanos, están contribuyendo  a la confusión, el desconcierto y en última instancia, a la marginación del PSOE en el futuro.
Lo que la mayoría social espera del PSOE no es un socialismo moderado, es un socialismo consecuente, no quiere un partido adaptado y tolerante con la crisis, si no un partido que se enfrente y confronte con la realidad, ofreciendo alternativas claras, concretas y comprometidas.
Por eso, desde Tribuna Socialista damos todo nuestro apoyo a la declaración de la Comisión Permanente de IS-Federal, que en la Coordinadora de Territorios, aprobada del pasado 16 de enero en Mérida que se publica integra en este número.
En el mismo sentido, desde Tribuna Socialista hemos entregado una carta a Pedro Sánchez con 911 firmas (aunque seguimos recibiendo nuevos apoyos) procedentes de todas las comunidades y provincias del Estado. En esta carta le manifestamos a Pedro Sánchez todo nuestro apoyo para la formación de un gobierno  de  izquierdas  que  emprenda medidas urgentes de recomposición social que el gobierno del PP ha roto, tomando medidas concretas  como:
  • Derogar la reforma laboral, así como derogar todas las reformas que hayan supuesto un ataque a nuestros derechos sociales, civiles y políticos que han supuesto un retroceso en las libertades políticas y la prosperidad alcanzada en treinta y cinco años de democracia.
  • Reformar el art 135.3 CE y la defensa de los servicios públicos y de calidad, la elaboración de un plan de urgencia social que garantice todos los servicios públicos y suministros de energía para la población más desposeída.
  • Plan de urgencia en defensa del empleo digno de calidad y de la industria.
Esta reconstrucción social no puede realizarse al margen del reconocimiento del derecho a decidir como un acto de democracia plena y de libertad. Los derechos sociales son indisociables de los derechos de los pueblos a decidir su futuro.
La mayoría social, necesita un Gobierno de izquierdas que habrá la puerta a una salida democrática, racional, al problema territorial.
Un problema que no lo genera el pueblo catalán ni ningún otro pueblo del Estado español; el problema es que el Estado de la Autonomías ha cumplido su función, pero ha llegado al final de su etapa.
La salida es un proceso constituyente en la búsqueda de un modelo de Estado federal republicano y laico. No será fácil ni será rápido, pero será.
Comité de Redacción de Tribuna Socialista

Editorial del nº 62 actualizada después del Comité Federal.

Finalizada la campaña de recogida de firmas

 

A las 2:00 A.M hemos finalizado la campaña de adhesiones a la Carta a Pedro Sánchez que un miembro del Comité de Redacción de Tribuna Socialista, el compañero Alberto Domínguez entregará en persona durante la celebración del Comité Federal. La entrega se realizará en nombre de los y las 911 militantes y simpatizantes socialistas  que la han apoyado.

Son momentos trascendentales para todos. La gran mayoría de las bases socialistas están reclamando un gobierno de izquierdas. La mayoría social de este país necesita un giro copernicano a las políticas de la Derecha que tanto daño hacen a la clase trabajadora, incluyendo pensionistas, amas de casa, trabajadores en paro, trabajadores en activo, estudiantes y autónomos.

Es el momento de alianzas de los partidos que se reclaman de la izquierda para mejor defender los derechos e intereses de los trabajadores y los pueblos, y no podemos permitir que ni Rajoy ni quien le sustituya sigan aplicando las mismas políticas ni en el terreno social, ni en el terreno institucional marcado por la corrupción.

Sin más que añadir, os agradecemos el apoyo recibido y nos emplazamos hasta después del Comité Federal para valorar las resoluciones que en él se tomen, y que esperamos que sean las mejores para el futuro de la mayoría social que queremos un cambio. El cambio.

Recordar que han sido 911 compañeros y compañeras, de todas las comunidades autónoma y províncias del Estado quienes mostramos el apoyo a Pedro Sánchez para llevarlo a cabo.

 

El Comité de Redacción

 

 

 

 

 

 

 

 

Carta abierta a Pedro Sánchez

Estimado compañero Pedro:

El pasado verano, a iniciativa de Tribuna Socialista te dirigimos una carta firmada por más de un centenar de militantes y simpatizantes socialistas en la que básicamente te pedíamos que no apoyaras las políticas de dislocación contra la mayoría social que nos viene imponiendo Rajoy y su Gobierno, y que no apoyaras al PP en su política de enfrentamiento de los pueblos, negando el derecho a decidir.

Cuatro meses y unas elecciones generales después, la ciudadanía nos ha situado en la disyuntiva de tomar decisiones ante estas dos mismas cuestiones.

Nos volvemos a dirigir a ti, como Secretario General de nuestro partido y como candidato a la presidencia del gobierno para brindarte todo nuestro apoyo con el objetivo de formar gobierno y enviar al PP a la oposición, excluyendo cualquier pacto con el PP ni por activa ni por pasiva, y para que líderes una alternativa de izquierdas que ponga fin a las políticas aplicadas por el PP  que permita corregir el rumbo de las políticas de recortes que de forma muy significativa afecta a la mayoría social, a la clase obrera;  y que posibilite establecer los puentes de relación fraternal entre los pueblos que con una interpretación restrictiva y absurda es imposible con el actual marco constitucional.

Cualquier tentativa de gran coalición con la derecha significaría dar continuidad a las políticas de recortes y negación de derechos perpetradas por el gobierno del PP truncando la aspiración expresada en las urnas de forma mayoritaria. Por ello, saludamos y apoyamos tu firmeza al decir que ningún pacto con la derecha, y apoyamos tu propuesta de liderar una mayoría de izquierdas.

En línea con las iniciativas que el Grupo Socialista en el Congreso ha registrado en la Mesa del Congreso, entendemos que un pacto de izquierdas es indispensable para las políticas de reconstrucción social que nuestro país necesita y que a nuestro entender deberían empezar por:

  • Derogar la reforma laboral, así como derogar todas las reformas que hayan supuesto un ataque a nuestros derechos sociales, civiles y políticos que han supuesto un retroceso en las libertades políticas y la prosperidad alcanzada en treinta y cinco años de democracia.
  • Reformar el art 135 CE y la defensa de los servicios públicos y de calidad, la elaboración de un plan de urgencia social que garantice todos los servicios públicos y suministros de energía para la población más desposeída.
  • Plan de urgencia en defensa del empleo digno de calidad y de la industria.

Esta reconstrucción social no puede realizarse al margen del reconocimiento del derecho a decidir como un acto de democracia plena y de libertad. Los derechos sociales son indisociables de los derechos de los pueblos a decidir su futuro, más de 7 millones de personas han votado a candidaturas que defienden el derecho a decidir.

 Consideramos que no hemos de esperar al fracaso de Rajoy en su tentativa de formar gobierno. La ciudadanía con sus votos nos ha situado como su referencia para liderar el cambio, y ha depositado en nuestro partido y en ti, como Secretario General para que lideres un gobierno de izquierdas comprometido en la recuperación de nuestros Derechos y Libertades, garantizando el ejercicio del derecho a decidir.

Estamos a tu disposición para conseguirlo. Un abrazo fraternal.

Una nueva etapa, para afrontar viejos problemas

socialismo

El 20-D ha cerrado un periodo, una legislatura con los herederos del franquismo en el poder. Cuatro años de retrocesos en derechos y libertades que como siempre que gobierna el PP, a los trabajadores, se nos hacen insoportables e interminables.

Sin embargo, la incertidumbre es lo que ha salido de las urnas. Una incertidumbre propia de un Congreso fragmentado, en el que no por ello deja de quedar claro que somos un país de izquierdas. Entre tanto voto disperso hay un gran caudal de reivindicaciones de los trabajadores, de los pueblos, de los más diversos sectores sociales.

Con 4,3 puntos más de participación, 73,2% frente al 68,9 de 2011, los datos objetivos son irrefutables:

La caída de votos y diputados del PP es rotunda: pierde 63 diputados (-34%), pierde 3.654.176 votos (-34%).

El PSOE también obtiene un mal resultado aunque menos severo que el PP al perder 20 diputados (-18%), y perder 1.474.387 votos, un 21% menos.

Podemos ha fagocitado prácticamente a IU, quien ha perdido 763.402 votos, aunque resiste con algo más de 900.000 votos pero con tan solo 2 diputados. Podemos se nutre por tanto del voto de su organización de origen y del desencanto de las gentes de izquierdas que no ven una claridad ideológica en el PSOE.

Ciudadanos obtiene 3.498.070 votos, que son prácticamente los que pierde el PP, lo que le dan 40 diputados.

Son los resultados que arroja una campaña electoral basada en “la persona”, en “lideres” de los partidos, como si la solución a los problemas sociales estuviese en manos de una sola persona.

La gran crisis que comenzó en 2008 ha erosionado las instituciones del Estado, el Estado nacido de la Constitución de 1978, que tenía tapados sus déficits democráticos a base de corruptelas. Pero la crisis llegó a los hogares en 2010 con el inicio de los recortes, impuestos por la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.

Del mismo modo, fue 2010 cuando el Tribunal Constitucional se entrometió en el campo legislativo, al sentenciar contra el Estatuto de Cataluña.

La brutalidad de los dictados de la Troika aplicados por el Gobierno de Rajoy y su irresistible tendencia a negar el derechos de los pueblos a expresarse en libertad han hecho estallar las costuras de la convivencia.

Por parte del PSOE, el “cueste lo que cueste” de mayo de 2010 y la posterior política de Rubalcaba haciendo piña con PP y UPyD; está última orientación en Cataluña heredada por Pedro Sánchez, explican en buena parte los malos resultados del Partido Socialista; esto es evidente en Cataluña, donde desde 2008 se han perdido 1.1 millones de votos. Pero también en los grandes graneros de votos como Andalucía; desde 2008 se han perdido 942.000 votos. Y en Madrid con más de 2 millones de población asalariada, se han perdido desde el mismo año 758.000 votos. Por ende, no es una cuestión de Tomás o Sara, de Pere o Iceta. Es un problema de la orientación política y con esta orientación política, a nombre de la responsabilidad de estado, hemos desilusionado a los trabajadores y a los pueblos y hemos perdido el papel central de Partido de referencia de la izquierda.

Por lo anterior, y ante la situación de ingobernabilidad que se abre, es por lo que es fundamental recuperara al PSOE para el Socialismo. Eso es defender España, la España de los trabajadores y sus familias, la España de la mayoría social.

La crisis también provocó que en junio de 2014 se procediese a la abdicación express de Juan Carlos I en favor de su hijo Felipe VI, como si el cambio de persona cambiase la naturaleza de una institución heredada de manos del militar fascista. Una herencia simbolizada en la “gorra de plato”, que implica la jefatura de los tres ejércitos y todo el aparato del Estado que sostenía la dictadura.

Quizás por esto se hace difícil vislumbrar la debida división de poderes del Estado.

Del mismo modo que el cambio de persona física en la Corona no cambia la naturaleza de una institución anacrónica, no democrática en tanto que no se somete al escrutinio de las urnas, tampoco los cambios de personas en los partidos resuelven los problemas que subyacen del ideario que cada partido tiene.

El caso del PP, lo mismo da si quien dirige se apellida Fraga, Aznar, Rajoy o Sáez de Santamaría. El problema está en que en sus genes políticos de partido llevan la defensa de los intereses de la minoría social; esa minoría social que tanto daño ha hecho a este país a lo largo de nuestra historia.

Incluso es lo mismo si la derecha instrumenta un nuevo partido, si en esencia viene a defender los mismos postulados que el viejo partido defensor de la oligarquía. Es el caso de Ciudadanos, partido deseado por entidades financieras como el señor Oliu, Presidente del Banco de Sabadell. No es de extrañar que en “las cocinas” económicas de este nuevo partido haya viejos personajes vinculados a las instituciones económicas nacionales e internacionales del capital; es el caso de Manuel Conthe, que fue Vicepresidente para el Sector Financiero en el Banco Mundial en 1999-2000, y Presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) entre 2004 y 2007, o el caso de Luis Garicano, economista al servicio de la Comisión Europea en 1992-1993 y miembro de la Consultoría Mckinsey & Company el segundo lustro de los años 90. No en vano, los votos obtenidos por C´s provienen casi íntegramente del PP.

La cuestión por tanto no es si el que encabeza es joven, guapo, domina la oratoria, viste bien, es simpático, y todas esas virtudes superficiales que se han sobredimensionado en la campaña electoral a través de los programas de la telebasura.

La cuestión fundamental es qué idea de sociedad se quiere, pensando en la mayoría de la sociedad. Justamente lo que se ha impedido con la campaña que han orquestado los medios de comunicación, con la connivencia de los partidos. Ellos han provocado la fragmentación, alimentado artificialmente nuevos proyectos con viejas ideas, y ahora piden en sus editoriales “responsabilidad” y “mantenimiento de las instituciones”.

Para hablar de Democracia hay que recuperar la etimología del término, de su origen griego: demos = pueblo + krátos = gobierno + el sufijo ia que implica cualidad “El gobierno del pueblo”. Por ende, el señor Rajoy es peor que indecente, es antidemocrático, así como lo fue Aznar y qué decir de Fraga.

El problema de izquierda está en que ha entrado en el juego de las formas y las apariencias, olvidando que lo que genera confianza es que se aborden los problemas de la mayoría social: asalariados/as, desempleados/as, pensionistas, autónomos y estudiantes hijos e hijas de la clase trabajadora. Y abordar los problemas no basta con enunciarlos, hay que comprometerse a soluciones. Y una vez en el Gobierno aplicar las soluciones.

Pero el problema es más profundo, por su ámbito y por su devenir histórico. Es decir, la solución a los problemas de la clase trabajadora no es nacional sino internacional. Y el problema no nace con la crisis iniciada en 2008, por el contrario, la crisis de 2008 que aún permanece, es la consecuencia de un sistema económico que se nos presenta falsariamente como único y sin alternativa.

Pero sí que hay alternativa, diseñando una política económica pensada para la mayoría social, y para ello es necesario un Gobierno de izquierdas. Desde Tribuna Socialista lo venimos diciendo desde hace tiempo y a la vista de los resultados electorales lo mantenemos. Hay que superar las cuestiones de forma y la contienda electoralista. La izquierda debe unirse; el PSOE y los sindicatos pueden hacer bloque con algunas nuevas formaciones, en un gran pacto de progreso, en el que impere la independencia política respecto de las instituciones de la Unión Europea. Comenzando por la derogación inmediata de la Reforma Laboral y la aplicación de las medidas urgentes que la UGT ha reclamado en su documento “Balance de Legislatura”.

Claro que hay alternativa, si el socialismo, como lo hizo en el pasado, se pone del lado de las legítimas aspiraciones democráticas de los pueblos. La alternativa es clara. Ahora bien, si el PSOE hace suyo el NO del aparato de Estado franquista al derecho a decidir, los socialistas nos convertimos en juguetes de la derecha y corresponsables de llevar a los pueblos de España a los peores enfrentamientos. Eso es la liquidación del Partido, como ya hemos visto en Cataluña y antes en el País Vasco. Por el contrario, si el Partido Socialista recupera sus mejores tradiciones como partido de la libertad y de la fraternidad unirá a los trabajadores de toda España y podrá construir el más amplio bloque social de progreso.

En 2010, mientras Felipe González y Chacón apoyaban la sentencia del TC contra el Estatuto votado soberanamente por las Cortes y por el pueblo catalán, el presidente José Montilla representaba la dignidad socialista encabezando la movilización del pueblo de Cataluña. Fue un error de sus sucesores abandonar esa posición, que fue la del PSOE durante 30 años. Es hora de recuperar nuestra mejores tradiciones, antes de que los pueblos de España se hundan en el caos.

Evidentemente necesitamos un Gobierno que abra las puertas para superar el estadio político que viene del pasado, la sociedad española tiene derecho a pasar página, por lo que en el plano nacional hay que restituir la dignidad de las víctimas del franquismo, siendo una responsabilidad del gobierno la búsqueda y entrega de los restos de los asesinados/as a sus familiares. Hay que juzgar, aunque sea “post morten” a los asesinos que se alzaron contra la constitución de 1931 y que durante 40 años ejercieron la opresión y el crimen sobre el pueblo.

Hay que avanzar y dejar paso a un modelo de Estado acorde a los tiempos, que resuelva los problemas de convivencia de la pluralidad de pueblos que componen el estado español; que supere el caduco Estado de las Autonomías. El camino no es otro que el que nos lleve a un Estado Republicano Federal y Democrático. Veremos si Ciudadanos es tan moderno como preconiza.

Necesitamos un Gobierno de izquierdas que derogue las leyes retrógradas que nos ha impuesto el PP, haciéndonos retroceder décadas en derechos y libertades:

-Reforma laboral, Real Decreto Ley 3/2012, que ha empobrecido a los asalariados y ha expulsado por millones a los trabajadores de sus puestos de trabajo, poniendo el derecho laboral al servicio de los intereses empresariales en exclusiva.

-LOMCE, ley orgánica 8/2013, que no está pensada para el alumnado. Una ley pensada para continuar perpetuando la religión católica y pensada para que el hijo del obrero sea expulsado de la universidad.

-La ley del aborto que impide a la mujer ser libre en su decisión de ser o no ser madre, la ley mordaza que atenta contra la libertad de expresión, y tantas y tantas leyes que el gobierno Rajoy, haciendo usos y abuso de su mayoría absoluta, ha legislado y aplicado.

-Hay que derogar el artículo 135.3 de la Constitución, que subordina el estado de Bienestar al pago de la deuda y sus intereses.

-Hay que derogar el Artº 315.3 del Código Penal, por el que la fiscalía y los jueces tienen encausados a 300 sindicalistas por el hecho de haber ejercido su derecho a huelga, en defensa de sus condiciones de vida y trabajo y las de sus compañeros.

Todo ello solo es posible con un Gobierno que responda a las expectativas de la mayoría de la sociedad.

Por eso, insistimos:

Ni pactos con las derechas, ni políticas de derecha: socialismo.

 Comité de Redacción de Tribuna Socialista.

21 diciembre 2015

FUERA EL PP Y SUS POLÍTICAS, ¡NI UN VOTO PARA LAS DERECHAS!

20dFinaliza la campaña electoral más mediática que hemos conocido, en la que menos se ha recurrido a la movilización de militantes y simpatizantes y que ha transcurrido al margen de las profundas aspiraciones de cambio de la mayoría.

El Partido Socialista ha desgranado alguna promesas que podían movilizar el voto de las capas trabajadoras de la población y de la juventud: derogación de la reforma laboral, derogación de la LOMC, derogación de la llamada Ley Mordaza; al tiempo que afirmaba su apoyo a las medidas del PP: prohibición de decidir su futuro al pueblo catalán, incluso de votar; firma del pacto antiyihadista y apoyo a las medidas bélicas que conlleva; defensa de la contención del gasto público (del artículo 135 de la Constitución impuesto por el BCE y la UE y de las políticas de ajuste, por tanto).

Programa contradictorio que no resuelve las cuestiones fundamentales que continuarán estando planteadas a los trabajadores, a la juventud, al pueblo catalán y a todos los pueblos, con más crudeza si cabe, el día 21 de diciembre.

Lo primero es echar al PP del Gobierno este 20 D, pero además es necesario terminar con su política de privatizaciones, de retrocesos sociales y de recorte de las libertades democráticas, las sindicales en primer lugar (anulando todos los procesos abiertos a sindicalistas por ir a la huelga para defender los derechos sindicales y de los trabajadores).

Recuperar todos los derechos laborales y sociales es incompatible con aceptar y respetar los poderes económicos e institucionales heredados del franquismo, con el mantenimiento del artículo 135 de la Constitución. Es incompatible con la política de consenso con las derechas, ya sea la tradicional del PP o la “moderna” de Ciudadanos. Esto es lo que esperan los trabajadores del PSOE, que se ponga a la cabeza de la derogación de todas las contrarreformas, que anule todos los recortes de las libertades, que defienda el derecho a la expresión libre y democrática de los pueblos fomentando la unión de clase desde la fraternidad, el respeto y la cooperación mutuas, que restituya la sanidad, la enseñanza, las pensiones privatizadas y recortadas, llevadas a la asfixia. Así se puede unir a la población trabajadora, a la juventud, resolver en positivo la crisis del Partido y poner fin al sufrimiento de tantos y tantos trabajadores y jubilados, de tantos excluidos.

El 21, sea cual sea el resultado de las elecciones, habrá que dar respuesta a las reivindicaciones planteadas por la mayoría.

Comité de Redacción

 

A %d blogueros les gusta esto: